Casa de ayuda y refugio
para mujeres y niños/as víctimas
de violencia doméstica

Vivir en el refugio

El refugio es un lugar acogedor donde te sentirás en seguridad

Obviamente, nadie quiere salir de su hogar a causa de la violencia doméstica, pero a veces es necesario hacerlo por tu propia seguridad y la de tus hijos/as. En el Centro de Lina será bienvenido y cordialmente bienvenido, su estadía estará enfocada a recuperar el poder sobre su vida.

LA LLEGADA

Tras la solicitud de alojamiento, podrás llegar a la hora que más te convenga, de día, tarde o noche. También puedes ir acompañada de la policía si es necesario. Tan pronto como llegues, una trabajadora acompañante te dará la bienvenida y podrás tomarte el tiempo para instalarte en tu habitación.

LAS TRABAJADORAS ACOMPAÑANTES

Una trabajadora acompañante está presente las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Todas nuestras trabajadoras acompañantes son especialistas en la intervención feminista en el contexto de la violencia doméstica. En cualquier momento podrán escucharte, informarte, guiarte y apoyarte en tus gestiones.

LA SEGURIDAD

Para tu seguridad, el Centro de Lina está equipada con una cámara de video interactiva para que solo las mujeres alojadas y sus hijos/as puedan ingresar. Además, ten en cuenta que las trabajadoras acompañantes nunca revelarán el hecho de que estás alojada en la casa, negarán la entrada a tu excónyuge (independientemente de las razones), no revelarán ninguna información a personas de tu familia o de tu entorno familiar. Así que estás en buenas manos.

LOS NIÑOS/AS

Los niños/as disfrutan de los mismos beneficios que sus madres. Además, tienen la oportunidad de ser acompañados y guiados solo por trabajadoras especialistas en menores. Se les anima a verbalizar sus experiencias a través de actividades lúdicas adaptadas a su edad. También se toman medidas para no interrumpir su progreso escolar.

UBICACIONES

ÁREAS COMUNES Y HABITACIONES

Las mujeres y los niños/as alojados tienen acceso a las áreas comunes (salones, cocina, baño, etc.), además de beneficiarse de una habitación privada. Los niños/as también tienen su propia habitación. Cuando sea necesario, para satisfacer las necesidades específicas de las familias, tenemos disponibles para un máximo de dos familias dos habitaciones que se comunican entre sí a través de una puerta interior.

REGLAMENTO DE CONVIVENCIA

Para respetar la privacidad y la experiencia de otras mujeres y niños/as alojados, se ha establecido un reglamento de convivencia. El mismo te permitirá aprovechar al máximo lo que el Centro de Lina tiene para ofrecer y te asegura de que así sea para los demás también.